La nueva consola de videojuegos de Nintendo, Switch, se muestra en una presentación en Tokio, el 13 de enero de 2017 Nintendo anunció  en Tokio el lanzamiento internacional de su nueva consola Switch

Una apuesta para el pionero japonés de los videojuegos, que parece rezagado frente a su gran rival, Sony.

En una rueda de prensa, la firma de Kyoto mostró por primera vez y dio los detalles de la nueva consola, que ya había presentado en vídeo en octubre.

La consola puede separarse de su base, por lo que se puede llevar a cualquier parte. La parte móvil se parece bastante a la tableta de la máquina anterior, la Wii U, esta vez con joysticks en ambos lados que pueden retirarse.

Se permiten diferentes modos de juego, explotando el reconocimiento de movimientos por acelerómetro o por cámara infrarroja.

Con este nuevo concepto de consola 'híbrida', Nintendo no compite directamente con la PlayStation 4 de Sony, una máquina fija muy potente que ofrece funciones multimedia, sino que se instala entre esa consola PS4 y los juegos de los móviles.

- 80 juegos -

"La Switch va a permitir juegos que hasta ahora eran imposibles de jugar", destacó uno de los desarrolladores durante el lanzamiento.

"Es una consola de juegos que permite divertirse con otra persona, antes que con una máquina", ya que tiene dos joysticks que interactúan con el entorno real, agregó.

Medio centenar de estudios de desarrollo están además implicados "en la creación de 80 juegos", anunció Yoshiaki Koizum, un dirigente de Nintendo que también es productor de un nuevo Super Mario Odyssey.

"Seguimos preparando el lanzamiento de varios títulos con nuestros socios para ofrecer un nuevo universo de juego", prometió el presidente de Nintendo, Tatsumi Kimishima.

"Pienso que es una consola accesible es muy diferente de la PlayStation 4 y probablemente tenga las dos en casa. La PS4 no se lleva fuera", comentó a la AFP Yusuke Tomizawa, un responsable de desarrollo de juegos del grupo Bandai Namco.

La Switch estará disponible a principios de marzo en Japón y en varios países más, entre ellos Estados Unidos, a 300 dólares (299,99 dólares).