Un tribunal de casación de Egipto ha anulado una de las condenas a cadena perpetua contra el expresidente del país, Mohamed Morsi, y ha ordenado la repetición del juicio.

Morsi fue condenado por supuesto espionaje en favor del grupo palestino Hamás, que gobierna en la vecina franja de Gaza.

El tribunal ha anulado también la condena al líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, y a otros quince dirigentes y miembros de la cofradía.

Sobre el exmandatario, preso en la cárcel de Burg al Arab, pesan varias sentencias. La Justicia egipcia anuló la semana pasada la pena de muerte por huir de la cárcel en 2011; Morsi fue condenado a otra cadena perpetua por supuesto espionaje en favor de Catar y en la actualidad cumple una condena de 20 años por la muerte de manifestantes en 2012.

Morsi llegó al poder de la mano de los Hermanos Musulmanes en las primeras elecciones democráticas tras el derrocamiento de Hosni Mubarak durante la "primavera árabe", y fue depuesto por un golpe de Estado en julio de 2013.

Desde el derrocamiento de Morsi, las autoridades han perseguido a los simpatizantes, integrantes y líderes de los Hermanos Musulmanes, fueron declarados grupo terrorista en diciembre de 2013.