La primera ministra británica, Theresa May, en la BBC