Resultado de imagen de bankia  La entidad pública considera que no tiene sentido esperar a terminar todo el proceso extrajudicial y judicial porque solo conlleva prolongación en el tiempo y costes por el proceso.

Ante esta situación, ha decidido adelantarse y devolver el importe de estas cláusulas. Bankia ha realizado una provisión total de unos 200 millones de euros para hacer frente a estos pagos.  Bankia ha anunciado  la devolución del importe de todas las cláusulas suelo de las hipotecas de sus clientes.

Bankia pondrá en marcha un procedimiento exprés en sus oficinas para que los clientes que contrataron una hipoteca con cláusula suelo puedan solicitar el reembolso del dinero pagado de más, con intereses.

Según explica la entidad en un comunicado, los clientes solo tendrán que acudir a su sucursal de Bankia, donde dispondrán de una plantilla para pedir la restitución de las cantidades cobradas desde que dejaron de beneficiarse íntegramente de las caídas del euríbor.

Una vez comprobado que quien presenta la solicitud es uno de los afectados, el banco, que tendrá precalculado el importe a devolver, le ofrecerá el abono del dinero pagado de más con intereses, de forma que obtendrá, "a través de un proceso ágil, sencillo y transparente", la misma cuantía que conseguiría con un fallo judicial favorable, evitando gastos y demoras, explica Bankia.

La entidad dará a los afectados por las cláusulas suelo la opción de elegir entre un ingreso en su cuenta que, si lo desea, se puede hacer de forma inmediata en el mismo acto, o amortizar al instante capital pendiente de pago de la hipoteca.

Bankia enviará en los próximos días una comunicación a sus clientes en la que se informará de la apertura del proceso y a partir del próximo viernes, 3 de febrero, estará disponible en la página web corporativa de Bankia (www.bankia.com) toda la información sobre este proceso.

Por otro lado, en 2016 la entidad ganó 804 millones, un 22,7% menos que en 2015. El descenso sería del 8,4% sin la aportación del City Nacional of Florida el año pasado, que fue de 164 millones. La cuenta de resultados presenta descensos en todos los márgenes como consecuencia de los bajos tipos de interés, empezando por el margen financiero, que cae un 18%. Los gastos generales también disminuyen un 4,4%, pero las dotaciones realizadas, aunque son menores que las de 2015, provocan que el beneficio bruto caiga un 20,8% y el neto un 22,7%.