Resultado de imagen de CaixaBank gana 970 millones

La morosidad se situó en el 7,1% y los saldos dudosos bajaron un 46%. Los ingresos de las participadas bajan un 10,5% hasta 550 millones.

CaixaBank obtuvo un beneficio neto de 970 millones de euros en los nueve primeros meses, un 2,6% menos que en el mismo período del año anterior, debido al efecto fiscal positivo que tuvo la integración de Barclays en 2015.

El resultado antes de impuestos alcanzó los 1.314 millones, un 45,2% más que en 2015, y el resultado atribuido al negocio bancario y de seguros, excluyendo la actividad inmobiliaria y las participadas, ascendió a 1.374 millones.

Los ingresos de la cartera de participadas se situaron en 550 millones, un 10,5% menos, por el impacto del cambio de perímetro tras el acuerdo de permuta con CriteriaCaixa, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

"Es un año que va de menos a más", ha afirmado el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, que ha indicado que todos los datos apuntan a la continuación de la tendencia de mejora iniciada unos trimestres atrás.