Resultado de imagen de FCC triplica sus pérdidas en 2016

FCC triplica sus pérdidas en 2016 por el impacto del cemento y el 'Brexit'

FCC cerró 2016 con una pérdida neta de 165,2 millones de euros, que supone más que triplicar (aumenta en un 256%) los números rojos contabilizados un año antes, según las cuentas remitidas este lunes por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El motivo de estas cuentas es el impacto del negocio cementero y el efecto de la depreciación de la libra en la actividad de servicios medioambientales que tiene en Reino Unido, segundo mercado por ingresos del grupo tras España.

La compañía -controlada por el magnate mexicano Carlos Slim- encadena así un quinto ejercicio consecutivo en pérdidas, desde las que registró, por vez primera en su historia, en 2012. FCC atribuye el resultado de 2016 fundamentalmente al ajuste de valor realizado en el fondo de comercio de la división de cemento, por 299,9 millones de euros, a su vez derivado del "retraso en la recuperación del sector en España".

No obstante, la compañía también participada por Esther Koplowitz señala asimismo al nuevo descenso, del 17%, registrado en su negocio constructor, que en España se desploma un 35,4%, y a la caída del 4,5% que se anotó la división de Medio Ambiente, por el efecto del tipo de cambio en Reino Unido derivado del Brexit.

El ajuste realizado en el área de cemento, con la venta de la filial cementera de Estados Unidos a Carlos Slim, y la consiguiente desconsolidación de deuda, se tradujo no obstante en una disminución del endeudamiento del grupo.

Así, FCC logró recortar un 34,3% su deuda financiera neta el pasado año, que cerró el ejercicio en 3.595,8 millones, un importe que además actualmente negocia refinanciar. A este descenso también contribuyó la ampliación de capital que la compañía realizó el pasado año, el "control" de las inversiones, la contención de los gastos y las ventas de activos.

Según el director general de Administración y Finanzas del grupo, Miguel Coronel, FCC avanza de "forma satisfactoria" en la refinanciación de 3.000 millones de esa deuda. "El proceso está en curso y evoluciona de forma muy satisfactoria para los intereses, los objetivos y el calendario de la compañía", ha añadido durante la presentación de los resultados anuales del grupo, sin facilitar más detalles sobre la negociación con la banca que arrancó en septiembre de 2016.

La compañía asegura además haber continuado con su reestructuración y saneamiento, "centrándose en operaciones más rentables y mejorando la eficiencia de su estructura", lo que se tradujo en un recorte de gastos del 12,6%.

Este ajuste, y el "notable aumento del margen operativo hasta el 14%", permitió que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) del grupo cerrara el ejercicio con un incremento del 2,3% hasta los 833,7 millones de euros.