Los megabuques Triple E, como el Maersk Majestic, han contribuido a la congestión y las demoras en los puertos. Un año difícil para la industria naviera, en el que un operador importante colapsó y otros tuvieron que unir fuerzas para sobrevivir.