Resultado de imagen de Trump

La idea de colocar paneles solares en el muro ya llevaba dos semanas circulando en Washington, dado que el mandatario habló de ella en un encuentro privado con un grupo de legisladores republicanos el pasado 6 de junio, pero hasta ahora Trump no había formulado esa posibilidad en público. El mandatario aseguró que esa "idea singular" era suya, porque él es "un constructor", y que el público de Iowa era "el primer grupo" al que se la había comunicado.

"Allí abajo es uno de los lugares donde la energía solar funciona realmente bien. Y creemos que podríamos hacer que (el muro) tenga una apariencia preciosa, además", agregó Trump.

Pese a que Trump reclama como suya la idea del "muro solar", múltiples medios estadounidenses la atribuyen a una de las decenas de propuestas enviadas por distintas empresas que han participado en la licitación pública para construirlo.

La compañía se llama Gleason Partners, cuyo fundador, Tom Gleason, dijo este mes al diario The Washington Post que su diseño generaría dos megavatios de electricidad por milla, una energía suficiente para abastecer a 350 viviendas.

Construir el muro propuesto por Gleason costaría unos 7,5 millones de dólares por milla (1,6 kilómetros), según declaró el propietario de la empresa al diario.