La consejera de Fomento del Gobierno de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, ha sido recibida hoy en Madrid por el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, para tratar asuntos relacionados con las nuevas tecnologías. La consejera, que ha acudido a la reunión junto al director general de Telecomunicaciones y Nuevas Tecnologías del Ejecutivo castellano-manchego, Alipio García, le ha planteado al ministro diversas cuestiones, principalmente relacionadas con la necesidad de que el Gobierno de España se involucre en mayor medida en la universalización de las comunicaciones en territorios de población dispersa como Castilla-La Mancha.

La consejera ha explicado con posterioridad a la reunión que el Ministerio parece dispuesto a estudiar la introducción de los cambios solicitados en sus planes operativos, asegurando haber percibido “receptividad” y “buena sintonía” en varias de las propuestas. En relación a otros asuntos, el ministro ha comunicado a De la Cruz que el Estado no dispone en 2017 de financiación para el programa “Escuela conectada”, que iba a permitir una inversión de 31 millones de euros en el ámbito educativo regional a través del programa Red.es. La consejera ha dicho que esta noticia “nos ha dejado fríos”, calificando de “muy necesario” dicho montante, por lo que ha asegurado que el Gobierno regional continuará trabajando para que el Estado ponga un “horizonte temporal” al programa, retomando cuanto antes la financiación de este convenio, que se firmó en diciembre de 2016 entre ambas administraciones.

De la Cruz ha apostado por modificar la estrategia de subvenciones en el despliegue de banda ancha mediante “discriminación positiva para el medio rural”, ya que en la actualidad el Gobierno de España está destinando los fondos europeos disponibles a ayudas para que los operadores extiendan tecnologías de nueva generación como fibra óptica en localidades de entre 5.000 y 50.000 habitantes.

La Consejería de Fomento considera que estos municipios representan un mercado lo suficientemente atractivo para los operadores como para orientar prioritariamente esos fondos al medio rural, ante el riesgo de que el bajo interés comercial deje fuera del despliegue a las localidades de menor tamaño. Según De la Cruz, dejar genéricamente sin cobertura a un 2 por ciento del territorio nacional “se convierte en un 10 por ciento en Castilla-La Mancha” debido a su configuración demográfica. “Necesitamos que estas líneas no se rijan por la estadística pura y dura”, por lo que ha reclamado “índices correctores” para que las nuevas tecnologías lleguen a “toda la población de nuestra región, al cien por cien”, ha subrayado De la Cruz.

Otro aspecto en el que el Gobierno regional ha solicitado al Ministerio un cambio de rumbo es en la diversificación de dichos fondos europeos, ya que las subvenciones se están destinando al despliegue en las zonas residenciales sin contemplar las necesidades de las zonas industriales. A pesar de que el Ejecutivo castellano-manchego está enfatizando en este uso a través de las compañías que están instalando la fibra óptica en la región, la consejera ha reclamado la catalogación de estas áreas como subvencionables para favorecer la implantación de empresas en los polígonos de Castilla-La Mancha, ya que las conexiones de banda ancha se han convertido en un factor de competitividad absolutamente necesario en múltiples sectores para la promoción y comercialización de productos.

La consejera ha informado además de que la delegación castellano-manchega le ha solicitado a Álvaro Nadal la definición, implantación y financiación de un plan de alfabetización digital en colaboración con las comunidades autónomas pensado para el acceso de los ciudadanos y las pequeñas empresas a la administración digital y específicamente orientado a localidades de pequeño y mediano tamaño. Dicho plan consistiría en garantizar el acceso de la población más desfavorecida a los recursos de las nuevas tecnologías mediante la instalación de puntos de acceso gratuito en el medio rural que faciliten los trámites ‘on line’ y la relación con la administración digital.

También orientado a la extensión de los recursos digitales por el territorio, la consejera le ha solicitado al ministro una línea de subvenciones específica para el medio ultrarrural a fin de garantizar a las localidades de menos de 500 habitantes accesos mínimos de 30 megabytes por segundo que les permitieran alcanzar el mínimo fijado por la Agenda Digital Europea para el horizonte 2020. Dicha línea podría estar basada en el despliegue de redes inalámbricas 4G, lo que permitiría además preparar la infraestructura necesaria para el futuro despliegue de 5G en toda Castilla-La Mancha. Además, contribuiría a la mejora de la cobertura de telefonía móvil y datos, en cuyo despliegue está haciendo un ingente esfuerzo económico la Junta de Comunidades.