La Unión Europea aprobó hoy una propuesta que permitirá a los países que lo deseen aplicar el IVA reducido a las publicaciones electrónicas para equiparar su gravamen al de los libros tradicionales.

"La propuesta es parte de nuestros esfuerzos para modernizar el IVA para la economía digital, y nos permite mantener el ritmo con el progreso tecnológico", dijo en un comunicado el ministro de Finanzas de Austria, Hartwig Löger, cuyo país preside este semestre la UE.

Los ministros de Economía y Finanzas lograron hoy dar luz verde a la iniciativa, presentada en diciembre de 2016, después de tres intentos fallidos en 2017 y 2018 porque la oposición de la República Checa impedía alcanzar la unanimidad necesaria para aprobar la medida.

Conforme a las reglas actuales, los libros electrónicos están gravados a un tipo mínimo estándar del 15 % en la Unión Europea (UE), mientras que los países pueden aplicar el tipo reducido (mínimo del 5 %), superreducido (inferior al 5 %) o tasa cero a las publicaciones en papel.