Christine Lagarde, directora gerente del FMI

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha advertido que el principal riesgo para la economía mundial es "la complacencia", y ha abogado por reducir la excesiva desigualdad y por el "crecimiento inclusivo".

"No deberíamos perder esta oportunidad para enfrentar más decisivamente, más directamente el problema que ha dañado a nuestros pueblos y sociedades. Estoy hablando de las desigualdades excesivas", ha declarado Lagarde en su discurso en la cumbre anual del FMI y el Banco Mundial, en Washington.

"Aparte del imperativo moral, daña el crecimiento, erosiona la confianza y alimenta tensiones políticas. A pesar de la reducción de la pobreza y la desigualdad entre países en la última generalción, la desigualdad de oportunidades, ingresos y bienestar dentro de los países ha aumentado", ha añadido Lagarde.

En este sentido, el FMI ha calificado propuestas como la subida de impuestos a los más ricos y el salario mínimo universal como medidas válidas para reducir "la creciente desigualdad de ingresos".